jueves, 3 de marzo de 2016

Denuncian cierre de talleres en el Centro Cultural de la UNGS

El Centro Cultural de la Universidad Nacional de General Sarmiento es uno de los ejes que conforman, actualmente, la universidad. Y se encuentra integrado por tres áreas: el Centro de Formación Continua,  el Museo Interactivo de Ciencia, Tecnología y Sociedad, Imaginario y el Centro de las Artes.
Este último se encuentra, en este momento, en el eje de discusiones de una serie de  talleristas de la institución; que han sido dados de baja sin motivos valederos.



En diálogo con el programa radial “Encuentro con las Noticias”, Claudio Pereyra, docente  a cargo de los talleres de historieta del CCUNGS y afectado por las dadas de baja dentro del ámbito en cuestión, explica “Hay cuatro talleres que fueron dados de baja, supuestamente por un problema técnico que tienen ellos en el sistema de inscripción, pero a nosotros nos dan la información de que estamos fuera de nuestros trabajos el mismo día que empieza la inscripción.
Y esto nos repercute económicamente, en la forma de organizarnos, porque no podemos ir a buscar trabajo a otros lados. Y por las medidas que están tomando, respecto a la inscripción de parte de la dirección del Centro Cultural, esto va a llevar a que el 70% o el 80% de los talleres que se vienen dando en el Centro Cultural hace más de 5 años cierren por verse fuera de los requisitos que están pidiendo para sus alumnos inscribirse este año. Todo esto es infor4mado el mismo día que empiezan las inscripciones”
.

Esta situación sale a la luz en el último tiempo, pero además Claudio Pereyra hace hincapié en la falta de acompañamiento, por parte de las autoridades de la institución, a los talleristas y a las distintas iniciativas que cada uno de los docentes intento llevar a cabo o realizaba por fuera de sus clases. “Son manejos que vienen de hace mucho tiempo, en los que nosotros siempre vinimos pidiendo diálogo, que fuimos empezando a buscar medidas para no problematizar la gestión de la universidad; pero que nos incluyeran de alguna forma y tengan en cuenta los espacios de trabajos que nosotros sostenemos, a veces sin apoyo de la dirección del centro cultural.
(…) Ni siquiera el director del centro cultural apoya, ni gestiona, ni viene a hacer un acto de presencia. Sin embargo todo esto es tirado a la basura, por no sabemos qué motivos, cuando nosotros estamos haciendo, desde que se inicio la universidad acá en el distrito, una promoción de la universidad”
.

Claudio Pereyra se encuentra formando parte del staff de talleristas del Centro Cultural de la Universidad Nacional de General Sarmiento, desde el año 2004. Y según explica, las condiciones y exigencias impuestas por la dirección de la autoridad en lo que respecta a los inscriptos, su base de conocimiento y la cantidad para llevar adelante las clases, influyen cada vez más en la deserción de la participación en los talleres. Frente a esto, Pereyra explica ciertas medidas que van en esta línea,
“Las medidas son 3, piden una inscripción de 8 alumnos mínima, sino no te abren el taller. Hay algunos talleres que obviamente superan esta cantidad, pero hay otros talleres que tienen una capacidad de 6, de 5, de 3; entonces estos talleres no”. Convengamos, de ante mano, que la difusión en el centro cultural y en la universidad, para los talleres, es nula. Solamente se encarga el profesor, los profesores, los talleristas nos encargamos de la difusión de nuestros talleres.
No tenemos ningún tipo de apoyo por parte de la universidad, ni del centro cultural hace más de 5 años.
Piden que los alumnos no sean sistemáticamente inscriptos año a año, tampoco tiene mucha relevancia. (…) Por ejemplo, hay una compañera que hace entrenamiento actoral, entonces no es un taller que empiece y termino, sino que funciona a las necesidades que tiene el alumno, de la obra que esté trabajando. Entonces si un alumno necesita estar 5 años, cuál sería el motivo para negarle que este.

El otro punto, es que hay una cuota muy baja con un aumento de un 20% con respecto al año anterior, que ya la cuota era baja. Tenemos una inflación del 40% del piso, todas las negociaciones paritarias se están manteniendo sobre ese valor, sobre ese porcentaje. Y no invitan a una reunión, para consultarnos a ver si ni siquiera estamos de acuerdo, o no, con el precio de la tarifa.
Esto hace que muchos ni siquiera alcancen a pagar una cuota de AFIP, (…) además la universidad se queda con un porcentaje de la cuota, que es un porcentaje de la cuota que no sé por qué motivo lo retienen.

Y el otro punto, es que allá 18 años para los alumnos que vengan a inscribirse. Una cantidad mínima de edad y de conocimientos. Si siguen así el día de mañana, como dice una compañera, nos van a pedir que sean rubios y de ojos celestes los alumnos. Porque ya no tienen control de lo que están pidiendo para inscribir alumnos. Esto es en forma encubierta para bajarle la persiana a los talleres, eso es lo que están buscando”.

Compartimos la entrevista completa a Claudio Pereyra


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada